El Dane reportó una disminución en la prevalencia de inseguridad alimentaria moderada o grave en los hogares colombianos, pasando de 28,1% en 2022 a 26,1% en 2023.

En la mañana de este viernes 24 de mayo, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), en coordinación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, más conocida como FAO, reveló los datos de inseguridad alimentaria moderada o grave en Colombia.

De acuerdo con los resultados presentados, la inseguridad alimentaria moderada o grave disminuyó de 28,1% en 2022 a 26,1% en 2023. Es decir, 2 puntos porcentuales menos.

Es decir que, mientras que por falta de dinero u otros recursos, 28,1 de cada 100 hogares en 2022 disminuyeron al menos una vez durante los últimos 12 meses, la calidad, variedad y cantidad de alimentos a los que accedieron, el porcentaje bajó en 2023 a 26,1 de cada 100 hogares. Esta reducción fue estadísticamente significativa, según el Dane.

Por lo tanto, de acuerdo con el indicador, en Colombia, para el año pasado, 14’605.000 personas estaban en situación de inseguridad alimentaria moderada o grave.

Por su parte, la prevalencia de inseguridad alimentaria grave disminuyó de 4,9% en 2022 a 4,8% en 2023, diferencia que no es estadísticamente significativa. Este dato se obtiene gracias a la inclusión de ocho preguntas sobre inseguridad alimentaria en la Encuesta de Calidad de Vida (ECV) desde 2022, en línea con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2: Hambre Cero.

La inseguridad alimentaria se refiere a la falta de acceso constante a suficientes alimentos nutritivos y seguros para mantener una vida activa y saludable. Y puede ser causada por una variedad de factores, incluyendo pobreza, desempleo, altos costos de alimentos, desastres naturales, conflictos, y falta de acceso a recursos agrícolas, así se lee en el informe técnico del Dane.

La metodología utilizada, conocida como Escala de Experiencia de Inseguridad Alimentaria (FIES), permitió recopilar información de una muestra significativa: más de 86.000 hogares y 242.000 personas, lo que convierte a esta encuesta en la más grande de su tipo en Latinoamérica, según la FAO.

Resultados por departamentos

El Dane también mostró los datos de prevalencia de inseguridad alimentaria moderada o grave por regiones. Lo más crítico es que aumentó en 15 departamentos, siendo estadísticamente significativo en 8 de ellos, con Vichada liderando el incremento al pasar de 30,7% en 2022 a 39,7% en 2023.

Otros departamentos con aumentos notables fueron Quindío, Cauca, Guaviare, Tolima, Casanare, Cundinamarca y Huila.

Por el contrario, en Bogotá y 17 departamentos el indicador cayó, destacándose reducciones notables en 12 de ellos. Los casos más sobresalientes fueron Atlántico, Caquetá y Chocó, en donde la inseguridad alimentaria se redujo en más de 10 puntos porcentuales.

En cuanto a la inseguridad alimentaria grave, aunque hubo un aumento en Bogotá y 14 departamentos, solo 7 mostraron variaciones significativas. Vichada registró el mayor incremento, de 9,2% en 2022 a 16,8% en 2023. Por otro lado, en 15 departamentos se observó una disminución en la inseguridad alimentaria grave, con variaciones significativas en Putumayo, Caquetá, Córdoba, Nariño, Vaupés y Chocó.


Al ponerle la lupa a los datos de Antioquia, se evidenció que el departamento pasó de 20,9% a 21,6%, para un incremento de 0,6 puntos porcentuales, y ubicándose en la casilla 12 entre las regiones con mayor inseguridad alimentaria.

Sin embargo, la tendencia cambia cuando se revisan las cifras de la prevalencia de inseguridad alimentaria grave. En este caso, Antioquia descendió de 3,3% a 3,0% en el último año, es decir, 0,3 puntos porcentuales menos.

Y cuando se analiza la inseguridad alimentaria moderada o grave por población, el registro de Antioquia es de 1’639.000 personas que pasan hambre o tienen una reducción en la cantidad y calidad de alimentos consumidos, para un total del 23,8% de los habitantes del departamento. Mientras que para el indicador grave el número es de 211.000 personas, es decir, 3,1% de la población.

Reacciones

Santiago Mazo, especialista en seguridad alimentaria de la FAO en Colombia, enfatizó la relevancia de disponer de datos oficiales consecutivos para evaluar el progreso del país hacia el Hambre Cero. A su vez, Agustín Zimmermann, representante de la FAO en Colombia, subrayó que esta encuesta es la más amplia realizada en Latinoamérica utilizando la Escala FIES, permitiendo comparaciones internacionales.

Y para Piedad Urdinola, directora del DANE, la información obtenida es crucial para la toma de decisiones y la implementación de políticas públicas efectivas que garanticen el acceso a alimentos suficientes y saludables para toda la población.

Por: Miguel Orlando Alguero

Información tomada de elcolombiano.com