Como ha sido costumbre en momentos de negociación de Pliegos de Peticiones en UNE EPM Telecomunicaciones, la postura de los Negociadores Representantes de la Empresa, a más de su intransigencia y arrogancia, envían mensajes poco fotogénicos cuando se presentan este tipo de eventos.

Se han negado a todas nuestras peticiones y argumentan actuar con legalidad por no ser temas convencionales. Inventan desproporcionalidad en nuestro pliego y dicen que los beneficios son muy amplios y muy buenos.

Pretenden que continuemos como estamos en la convención y, de forma cínica y descarada, simplemente se pronuncian sobre puntos económicos, proponiendo arreglos como IPC + 0.5 en salarios y una cuantía irrisoria en el tema de vivienda, que bien saben ellos que no solucionaran el problema de la misma en UNE.

Tampoco colman las expectativas del ofrecimiento salarial, toda vez que el salario mínimo fue el 6% y los negociadores de UNE en reuniones anteriores habían expresado que este seria el punto de partida es decir el 6%.

Es evidente que buscan favorecer a otras organizaciones que ya negociaron ese 6% incluso como compensación a dos años de no negociación y por un periodo de 4 años, con aumento salarial solo del IPC para los años 3 siguientes al primero, hay una clara intencionalidad de favorecer a otros en detrimento de lo nuestro, e incluso estandarizar para la compañía periodos de negociación y aumentos salariales.

Hoy 10 de enero de 2020 nos encontramos con la sorpresa de no poder acceder a los beneficios convencionales, bajo el argumento de “Encontrarnos en Proceso de Negociación Colectiva y que por lo tanto dichos Beneficios serán tramitados una vez se cierre Proceso de Negociación”. Es un nuevo ataque frontal contra los afiliados a SINTRAEMSDES.

Arrecian sus Políticas de terror al interior de la Empresa con despidos masivos y mal ambiente laboral y parecen estar diseñando planes en las noches de ira, ocultando su verdadera naturaleza. Mientras aparentan tener ánimo de negociación, con diálogos abiertos y respetuosos, ejercen presión con actos bajos e ilegales habida cuenta que la convención se prorroga mientras no se negocie, con los valores en nuestro caso del año 2019, como el anteriormente expuesto.

El diablo trabaja todos los días para hacer creer que no existe: En Tigo / UNE, abren sus fauces para decir que la Empresa no niega derechos pero luego, descaradamente hacen todo lo contrario.

Con el primer acto ya vimos toda la obra, y desde el primer día quedó vislumbrado que es más fácil decir sermones que ser santos, es decir es más fácil para ellos negar todo que resolver problemas de los trabajadores.