Dice el refrán que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Esta máxima parece no aplicar en el caso de la multinacional Millicom porque desde 2006 viene estafando al país y sigue tan campante como si nada pasara, pues no ha habido en Colombia ninguna autoridad que la meta en cintura. En el 2006, por ejemplo, en la alcaldía de Sergio Fajardo, se hizo al control de Colombia Móvil S.A. E.S.P. con la falsa promesa de una capitalización, la cual fue acogida sin ningún reparo ético y administrativo y sin ningún control posterior por Empresas Públicas de Medellín y la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá ETB. A esta multinacional, funcionarios corruptos de las dos empresas no solo le entregaron el control de la compañía, sino que cada una de ellas le prestó 181 mil millones de pesos, que a la fecha no ha pagado, pero extrañamente los directivos de entonces de ambas compañías no han sido llamados a juicio para que respondan por el enorme daño causado al patrimonio público de las telecomunicaciones.

Esta habilidosa multinacional consiguió, en una acción sin antecedentes en el país, que en el 2012 uno de sus directivos, Marc Willy Eichmann Perret, fuera nombrado presidente de la empresa estatal UNE EPM Telecomunicaciones S.A. Este sujeto, ya en la presidencia de la compañía, le sirvió en bandeja de plata a sus jefes a UNE EPM y todas sus empresas asociadas, sin que tuviera que aportar un solo peso a Medellín o a EPM. Ahora bien, lo que está por cuantificar es cuánto fue el monto del soborno a los funcionarios corruptos que participaron en esta fraudulenta operación.

Esta acción gansteril, en la veeduría que le hemos hecho al caso UNE-MILLICOM, la hemos denominado como una estafa internacional y un robo continuado. Este saqueo al patrimonio público, desde 2014 lo pusimos en conocimiento de la Fiscalía General de la Nación, de la Procuraduría General de la Nación y las Contralorías Distrital y Nacional, pero todos estos organismos de control, al parecer, están subordinados a la multinacional, pues nunca tomaron medidas contra ella. El material probatorio que hemos aportado es abundante y las pruebas no han sido desmentidas, sin embargo, al día de hoy, no existe apertura de investigación alguna; y, muy por el contrario, el expediente con todas las pruebas no aparece en la Fiscalía, pues todo indica que se lo robaron.

Millicom alza vuelo con alas ajenas

La multinacional, de la mano de Colombia Móvil S.A. E.S.P., UNE EPM Telecomunicaciones S.A. y todas las empresas ya asociadas, empezó a crear empresas, muchas de ellas de papel para transferirles todos los activos estatales. A American Tower, por ejemplo, que funciona en los Estados Unidos, en el 2017 le transfirió el paraguayo Marcelo Cataldo Franco, directivo de Millicom ―que con la complicidad de alcaldes y gerentes de Empresas Públicas de Medellín se presentaba como presidente de Tigo-UNE― 1.200 torres de telefonía de propiedad de UNE, y la fibra óptica al parecer se la entregó a Movistar, y no contento con esto destruyó la marca UNE para posicionar a Tigo, que es la marca de la multinacional.

La última hazaña de Marcelo Cataldo, que nosotros lo denominamos sin temor alguno delincuente internacional, antes de abandonar el país en abril de este año, fue que en asocio con el gerente de EPM, el 19 de enero de 2024, comunicó que la asamblea de accionistas, que nunca existió, acordó vender y transferir a Towernex Colombia SAS 1.132 activos que en distintos sitios del país le quedaban a UNE EPM Telecomunicaciones S.A., con un valor no certificado de 76 millones de dólares. La empresa de papel Towernex Colombia SAS fue creada el 23 de noviembre de 2023 con un capital social de dos millones de pesos. Por estos hechos presentamos denuncia penal en la Fiscalía en contra de John Maya Salazar, gerente de Empresas Públicas de Medellín, y Marcelo Cataldo Franco, directivo de Millicom y falso presidente de UNE EPM.

La nueva fiscal ha tomado muy en serio esta denuncia y en un tiempo récord nos manifestó que había designado un fiscal para que se ocupara con carácter de urgencia del caso denunciado. Esta denuncia puede conseguir que se muevan las investigaciones que se encuentran paralizada.

Por Gonzalo Álvarez Henao

Información tomada de elcolectivocomunicacion.com