El alcalde de Medellín anticipó que se está preparando un proyecto de acuerdo para que EPM pueda salir de esos activos.

El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, revivió el proyecto con el que el Distrito de Medellín busca vender las acciones de EPM en Tigo UNE.

Así lo informó el mandatario este jueves, señalando que en los próximos días presentará al Concejo de Medellín un nuevo proyecto de acuerdo buscando obtener permiso para iniciar esa enajenación.

“En los próximos días espero radicar un proyecto de acuerdo ante el Concejo de Medellín para que autorice a EPM para vender las acciones que se tienen en Tigo-UNE, esto para proteger el patrimonio público”, dijo Gutiérrez.

“Este es un proceso importante de ciudad, me reuniré con los concejales y daré claridades a la ciudadanía. Hay que proteger el patrimonio público en un negocio de alto riesgo, que requiere grandes inversiones”, añadió el mandatario local.

Aunque todavía no se conocen mayores detalles, Gutiérrez añadió que en el desarrollo del debate que genere el proyecto se espera llegar a un acuerdo sobre la destinación que tendrían los recursos que ingresarían a las arcas de EPM cuando se concrete la venta, con miras a la creación de un fondo que evite que se vuelvan “plata de bolsillo”.

Una discusión accidentada

Cabe recordar que la destinación de los recursos de esa venta fue precisamente uno de los puntos más sensibles cuando la enajenación de esas acciones se cayó en medio de una acalorada sesión en el Concejo de Medellín en octubre de 2022.

En aquel entonces, en una corporación fracturada con 10 votos negativos y 9 positivos, el Concejo tumbó por quinta vez consecutiva la venta de las acciones de EPM en Tigo-UNE, en un debate en el que se cuestionó que la destinación de los recursos, calculados en entre $2,3 y $2,8 billones, no estaba clara y que sería presuntamente desviada por el gobierno distrital.

Si bien EPM aseguró ese año que los recursos serían invertidos en un proyecto para la producción de hidrógeno y energía eólica, el entonces alcalde Daniel Quintero sugirió en varias intervenciones que los recursos se irían para el mantenimiento de quebradas, pavimentación de vías y programas de alimentación escolar, en un giro que fue visto como una jugada para desviar los recursos y pasar por encima del concejo.

“La Junta Directiva de EPM, (…) estaba preparando un entrampamiento para hacer un aporte extraordinario de 1 billón de pesos al plan de desarrollo de Medellín, para que Daniel Quintero hiciera todo lo que quisiera con esa plata durante el próximo año (2023). En pocas palabras, con eso iban a financiar la campaña a la Alcaldía de Medellín. Personalmente, no me voy a prestar para este engaño a la ciudad”, expresó entonces el concejal Sebastián López Valencia, de la bancada del Centro Democrático, colectividad que rompió por esas razones un acuerdo que había alcanzado con la Alcaldía para la venta de las acciones.

Desde la orilla de la administración distrital se argumentó en contraste que la oposición supuestamente estaría saboteando la venta y le estaría cerrando la puerta al Distrito para no aprovechar una cláusula de protección al patrimonio público que vencía en 2024 (esta luego se extendió hasta el 31 de diciembre de 2026, cuando EPM y Millicom acordaron una capitalización de $0,6 billones en octubre de 2023).

En paralelo a esta controversia política, durante los últimos años el tema también ha generado preocupación por cuenta de la situación financiera por la que atraviesa EPM, que además de sus compromisos para terminar Hidroituango y sus líos con Afinia, tiene bajo presión sus cuentas por los millonarios recursos que le demanda Tigo-UNE.

Y es que además de las capitalizaciones en las que ha tenido que incurrir EPM, a mediados de mayo pasado se conoció que durante el primer trimestre de 2024 la compañía de telecomunicaciones sufrió una caída en sus ingresos del 1,41% en comparación con el mismo periodo de 2023, en una situación atribuida a una reducción en sus ventas y la desaceleración general del mercado.

Con corte a marzo pasado, la empresa también reportó pérdidas por $95.324 millones.

Por: Jacobo Betancur Peláez
Información tomada de elcolombiano.com